sábado, 15 de enero de 2011

Medicamentos Genéricos vs Medicamentos de Marca

votar
Por: Vicente Segarra

medicaments_genericosAunque a todos vosotros en alguna ocasión el médico os habrá recetado un medicamento genérico, seguro que muchos de vosotros todavía no tenéis muy claro en que consisten, cuales son sus características más destacables o por qué la Seguridad Social está empeñada en que solo se receten genéricos.


Seguro que alguna vez en el súper, llámese Carrefour, Mercadona o Día, has comprado algún producto de los denominados “marca blanca”, propios de los supermercados. Lo de propios, es un decir, pues son productos de otros fabricantes similares a los de marca, (yogures detergentes, refrescos, etc.) comercializados bajo la marca “paraguas” del súper de turno, con una presentación diferente y un precio más económico.  


Algunos fabricantes consiguen de esta forma comercializar sus excedentes de producción, otros, sin embargo, se dedican en exclusiva a fabricar una determinada marca blanca y los hipermercados por su parte se llevan un mejor margen de beneficios. Por ejemplo, mientras que las las pizzas Hacendado (de Mercadona) son en realidad fabricadas por Casa Tarradellas, que si es una empresa reconocible, los yogures de Hacendado los fabrica Senoble Ocaña (sin vinculación con grandes marcas de yogur).

En cuanto a los medicamentos está pasando algo parecido, solo que de una forma mucho más regulada, a lo de las marcas blancas, son lo que los farmacéuticos conocemos como especialidades farmacéuticas genéricas (E.F.G.), y que todos conocéis como medicamentos genéricos.

Los genéricos no son más que medicamentos que no se venden con un nombre comercial registrado, sino por el principio activo y que, llevan el mismo principio activo que los de marca pero más baratos. Por ejemplo, todos conocéis el Neobrufen que es un medicamento de marca, del que el Ibuprofeno es su equivalente genérico. Para poder saber, de forma sencilla, si un medicamento es genérico, la Ley dice que en el envase,  junto al nombre del principio activo, deben aparecer las siglas E.F.G.

Los genéricos pasan un estricto control de calidad que debería garantizar que son prácticamente idénticos al medicamento de marca, se deben dar tres factores para considerarlos equivalentes:
  • Deben tener el mismo principio activo en la misma cantidad y calidad que el fármaco de marca comercial.
  • Tienen que demostrar la misma eficacia terapéutica.
  • Deben demostrar la misma biodisponibilidad. Lo que quiere decir que la cantidad de medicamento que llega al lugar donde debe actuar ha de ser el mismo.
Polémica sobre los genéricos

Desde diferentes estamentos se ha hecho hincapié sobre las posibles desventajas que pueden presentar los medicamentos genéricos.

Por supuesto, existen excepciones en cuanto a la similitud del genérico y la marca. Por ejemplo, en cuanto al margen de actividad se acepta un 20% de variación entre ellos, por lo que no es igual 80 mg de un producto que 100 mg de uno con patente. Esta es la causa por la que no existen genéricos de medicamentos en los que es muy importante tener una dosis justa y precisa, y en los que una pequeña variación puede tener importantes consecuencias.

Una segunda excepción son los excipientes, que no tienen por qué ser iguales entre el de marca y su equivalente genérico. Los excipientes son las sustancias que acompañan al principio activo y que no tienen efecto sobre el cuerpo pero que intervienen en el proceso de digestión y absorción del principio activo. Como lo que realmente importa es el principio activo, que los excipientes varíen no supone un problema, excepto en casos de alergias e intolerancias a excipientes concretos.

Uno de los factores más controvertidos de los genéricos es que al ser comercializados por un gran número de laboratorios, cada uno con su envase característico y con distintos colores, tamaños, marca, etc., puede llevar a confusión a los pacientes, sobre todo en personas mayores con múltiples enfermedades, pudiéndose dar intoxicaciones o daños por la toma equivocada de fármacos.

Los puntos a favor de los genéricos


Los medicamentos genéricos son más baratos, en ocasiones escandalosamente más baratos, porque los fabricantes no han tenido que invertir en una investigación para su descubrimiento ni tampoco tienen que pagar patentes. En España, la duración de la patente de un medicamento es de 20 años. Después de ese tiempo, se permite la fabricación de genéricos por otros fabricantes a un precio menor.

Aunque el objetivo de las patentes es la de permitir a aquellos laboratorios que hayan investigado y producido un nuevo medicamento útil recuperar la inversión inicial, lo cierto es que esto mismo castiga a aquellos países y personas que no tienen el suficiente poder adquisitivo para comprar medicamentos con patente que, por lo general, son más caros.

La Seguridad Social está imponiendo el uso de los genéricos. Se han realizado numerosas campañas hacia los médicos para que receten genéricos siempre que exista la posibilidad ya que supone un importante ahorro en el coste farmacéutico de la Sanidad. Tanto es así que en algunas comunidades autónomas se premia a los médicos que llevan años recetando un alto porcentaje de genéricos mediante un incremento del sueldo por un aumento del complemento de productividad. La visión de la administración es que si dos medicamentos son iguales (marca y genéricos), siempre se elige el más barato. Pero no siempre es más barato el genérico, a veces encontramos medicamentos de marca más baratos a causa de la competitividad del mercado.
votar

1 comentario:

  1. Gracias por la información. Los medicamentos genéricos, tienen una gran ventaja, y es que al no tener que invertir en I+D el coste de venta es menor.
    Además, tanto los medicamentos genéricos (EFG) cómo los principios activos (formoterol, salmeterol, etc.) son igual de eficaces que los "de marca"

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...